Otro artículo antitransgénicos ha sido retractado

Después de la archi-conocida polémica de Seralini, ahora le llega el turno a Infascelli y sus colaboradores, cuyo artículo en el que pretendían vincular los GMO con peligros para la salud ha sido RETRACTADO.

Captura de pantalla 2016-01-20 01.53.26

La revista da un motivo muy vago: “plagio propio”. Alegan que la figura “1b” de dicho artículo ya fue utilizada en una publicación anterior (no se puede publicar dos veces un mismo resultado).

Parece un motivo muy tonto, porque la revista no ha querido mojarse en la polémica (probablemente afectaría a su reputación por haber llegado a aceptar un artículo fraudulento). Pero por lo que se está hablando en Retraction Watch es que detrás hay mucho más. El rector de la universidad ha informado en el diario “La Repubblica” de que el comité que ha revisado dicha investigación ha descubierto que los resultados publicados no se corresponden con los datos que poseen los investigadores, y que el artículo fue deliberadamente redactado para sugerir que los GMO son dañinos. Los investigadores no basaron sus conclusiones en las evidencias, basaron sus conclusiones en sus sesgos y creencias personales.

Lo bonito de la ciencia es que no puedes engañar a los demás, porque una vez publicados los resultados, todos podemos verlos, podemos leer el procedimiento y en caso de duda, replicarlo en laboratorios independientes para corroborar que efectivamente los resultados son reales. Y no se tarda mucho tiempo en desenmascarar a los farsantes.

El artículo de Infascelli lucirá por siempre un bonito sello rojo con la palabra “RETRACTED”, y él se enfrenta a una posible inhabilitación profesional.

Fuentes:

Analogía del gato negro y la ciencia

gato-negro

FILOSOFÍA: No buscan realmente un gato negro, simplemente imaginan si podría estar ahí. En ocasiones hasta el concepto de “gato” es cuestionable, ni han corroborado si realmente existen los “gatos”. Se mantienen sentados en una silla, inmóviles, y tratan de deducirlo todo sin mirar. Si en esa habitación hay dos filósofos, cada uno llegará a conclusiones distintas y pasarían la eternidad discutiendo sus “puntos de vista” sin llegar nunca a un acuerdo, apelando a nombres de autores que corroboren sus perspectivas. La cuestión realmente no es si hay un gato o no, es querer tener razón sobre el otro.

METAFÍSICA: Tampoco buscan realmente el gato negro. No se sabe ni si existe realmente ese gato. Asumen que existe y por tanto dedican todos sus esfuerzos exclusivamente a deducir confirmaciones de que el gato negro está ahí. Jamás contemplan la posibilidad de que no haya ningún gato, toda prueba de ausencia es rechazada, significa que hay que buscar más.

TEOLOGÍA: Asumen que el gato existe, y hacen como que lo han investigado y lo han encontrado. Sin embargo cuando les pides que te muestren dónde está dicho gato (pruebas), tratarán de ridiculizar tu pregunta, o darán respuestas vagas con intención de desviar la atención del tema. Por ejemplo: El gato está en todas partes. El gato está en tu corazón. Si no lo ves es porque no estás preparado para ver al gato…

CIENCIA: Consiste en dejarse de chorradas, encender la luz, y ver qué es lo que hay realmente en el cuarto. Si hay un gato, lo afirmarán, y lo estudiarán. Si no hay gato, dirán que no hay. En cualquier caso, aunque no hubiese gato, la luz permitiría ver otras muchas cosas que existen en ese cuarto y que serán igual o más interesantes de ser estudiadas, por lo que también podrán decir cómo es la habitación, qué objetos hay, cómo funcionan, etc.

Pero a pesar de lo que la ciencia aporte gracias a encender la luz, los tres anteriores seguirán en la oscuridad negando todo lo que la ciencia diga. Se quedarán estancados buscando al hipotético gato y jamás avanzarán. La filosofía acusará a la ciencia de no haber visto nada y que todo es otro mero punto de vista, igual de válido que el de los demás. La metafísica acusará a la ciencia de ser cerrada de mente por no asumir que el gato puede estar ahí aunque enciendas la luz y no esté. La teología acusará a la ciencia de que la luz no puede iluminar a todos los gatos. Los tres coincidirán en algo: No se han molestado en mirar lo que hay realmente en el cuarto, pero acusarán a la ciencia de ser arrogante por “creerse” saber más sobre lo que hay en ese cuarto.

Entrada en facebook:

¿Qué es la gravedad en realidad?

gravity

La gravedad es quizás una de las cuatro fuerzas fundamentales mejor conocidas. También es una de las más fáciles de entender. A un nivel muy básico, la gravedad es la atracción mutua entre dos masas. Es la fuerza que utiliza el Sol para hacer que los planetas se mantengan en sus órbitas, también es la fuerza que nos mantiene pegados a la Tierra. Esta fuerza siempre es de atracción, y la fuerza entre dos masas depende inversamente del cuadrado de sus distancias. Pero la simplicidad de la gravedad es solo una apariencia que esconde un fenomeno profundamente sutil y complejo.

Cuando Newton propuso su modelo de la gravedad universal, una de las críticas al modelo fue cómo la gravedad puede actuar a distancia. ¿Qué hace que la Luna “detecte” la presencia de la Tierra y “sepa” que debe ser atraída hacia ella? Se han propuesto unas cuantas ideas al respecto, pero nunca se ha analizado detalladamente. Como el modelo de Newton fue tan increíblemente preciso y práctico, el problema de la acción a distancia fue escondido bajo la alfombra. Independientemente de que Newton no explicara la forma en que las masas se detectan mutuamente, su modelo permite calcular el movimiento. Otro problema es el conocido problema de los tres cuerpos. Calcular el movimiento de dos masas es increíblemente preciso, pero cuando calculamos el movimiento de tres o más masas, los cálculos no son exactos. El movimiento calculado para tres masas es bastante aproximado, y permitió descubrir Neptuno, pero no fue posible hacer un cálculo exacto.

rot8x.loop_

Problema de los tres cuerpos

La idea de Newton era simple, pero su aplicación era compleja.

A principio del siglo XX, descubrimos que la gravedad no era una fuerza del todo. En el modelo de Einstein la gravedad no es una fuerza, sino más bien una distorsión del espacio-tiempo. Básicamente, la masa de un cuerpo le dice al espacio cómo curvarse, y el espacio le dice a otra masa cómo moverse. La relatividad general no es solo una estrategia matemática para solventar y calcular de forma correcta la fuerza entre los objetos, también hace predicciones únicas sobre el comportamiento de la luz y la materia, que son diferentes a la predicción de la gravedad como fuerza. El espacio es muy curvado, y como resultado, los objetos se desvían de una trayectoria recta de manera que parece que actúe una fuerza.

Pero a pesar de la aproximación de la gravedad como una fuerza, y la sutil y bella aproximación sobre las propiedades espacio-temporales, nos hemos dado cuenta en este último siglo que todavía no sabemos lo que es realmente la gravedad. Esto es porque tanto los modelos de Newton como el de Einstein son de naturaleza clásica. Ahora sabemos que los objetos tienen propiedades cuánticas, como la dualidad onda-partícula. Cuando tratamos de aplicar la teoría cuántica a la gravedad, las cosas se vuelven complicadas y confusas. Desde la teoría cuántica los objetos existen bajo un marco de espacio y tiempo. Como la gravedad es una propiedad espaciotemporal en sí misma, cuantizar la gravedad implica cuantizar el mismísimo espacio-tiempo. Hay algunos modelos que intentan hacerlo, pero ninguno ha conseguido aún ser un modelo cuántico completo.

El conocimiento actual que tenemos sobre la gravedad está bien. Con lo que sabemos hasta ahora podemos describir el movimiento de las estrellas y planetas. Del mismo modo hemos podido usarlo para predecir agujeros negros y confirmar el big bang mediante la observación. Cada prueba experimental y observacional de la teoría de la relatividad general ha sido precisa. Los objetos de gran masa y fuerte gravedad se definen bien con la gravedad clásica. Para objetos pequeños de gravedad débil disponemos de un modelo cuántico aproximado que es suficiente. El problema surge cuando tratamos de describir objetos pequeños que poseen gravedad fuerte, como los primeros momentos del big bang.

Sin una teoría completa de la gravedad cuántica, no podremos comprender por completo los inicios del universo. Sabemos por la observación que los primeros momentos del universo eran a la vez pequeños y densos. Desde la relatividad general el universo comenzó siendo una singularidad. La mayoría de cosmólogos no creen que el universo comenzara siendo una singularidad, pero sin una teoría cuántica de la gravedad no podemos saberlo con seguridad. Incluso si dejamos a un lado los aspectos cuánticos de la gravedad, aún quedaría una parte de la gravedad que no entenderíamos. Con la relatividad general es posible tener una constante cosmológica. Añadiendo esta constante a las ecuaciones de Einstein causa que el universo se expanda a través de la energía oscura, tal y como observamos. Mientras que la relatividad general permite una constante cosmológica, no la necesita. La constante cosmológica concuerda con lo que observamos, pero existen otros modelos propuestos para la energía oscura que también concuerdan igual de bien (al menos, por ahora). Si la energía oscura se debiera realmente a la constante cosmológica, entonces la constante cosmológica es muy aproximada a cero, exactamente 10-122. ¿Por qué una constante iba a ser tan próxima a cero? ¿Por qué existe incluso cuando la relatividad general no la necesita?

No lo sabemos, y sin este conocimiento, tanto el origen como el destino del universo permanecerá siendo un misterio.

Fuente: From Quarks to Quasars – What is gravity really?

Por qué la gente cree en entidades invisibles que gobiernan el mundo

Almas, espíritus, fantasmas, dioses, demonios, ángeles, alienígenas, diseñadores inteligentes, conspiraciones gubernamentales, y toda clase de entidades invisibles con poder e intención son las creencias recurridas que poseen el mundo y controlan nuestras vidas. ¿Por qué?

La respuesta tiene dos partes, y comenzaremos por el concepto de “patronicidad“, que es la tendencia a dar un sentido a patrones que no tienen significado (ruido). Tomemos como ejemplo la cara de Marte, la cara de cristo en las tostadas y los mensajes satánicos en la música rock. Por supuesto, algunos patrones son reales. Encontrar patrones que nos ayudan a predecir el tiempo, cuando cosechar determinadas frutas, la migración de las aves o cuándo un depredador está hambriento ha ayudado a sobrevivir a los homínidos del paleolítico.

El problema es que no hemos desarrollado un detector de tonterías en nuestro cerebro para poder discriminar cuándo un patrón es real o falso. Por tanto cometemos dos tipos de errores:

  • Error tipo I (falso positivo): Cuando creemos haber encontrado un patrón cuando en realidad no existe.
  • Error tipo II (falso negativo): Cuando pensamos que algo no tiene un patrón y en realidad lo tiene.

Si piensas que el sonido de la hierba es un peligroso depredador, cuando en realidad solo es el sonido del viento (error tipo I), tienes más posibilidades de sobrevivir que si piensas que es solo el viento y en realidad es un depredador (error tipo II). El coste de cometer un error tipo I es menor que el coste de cometer un error tipo II, ya que a la hora de la verdad no tienes tiempo para pararte a discernir deliberadamente si huír o no huír en un mundo en el que un segundo de ventaja puede suponer tu supervivencia. Por ello la selección natural ha favorecido que  los animales asumamos que los patrones son reales.

Creencia
Es un depredador No es un depredador
Realidad Es un depredador Has acertado Error tipo II
No es un depredador Error tipo I Has acertado

Pero nosotros hacemos algo que otros animales no pueden. Los homínidos de gran cerebro y con un cortex desarrollado y con una teoría de la mente (la capacidad de ser consciente de los estados mentales como los deseos y las intenciones de otros), asumimos agencialidad detrás de todos los patrones que observamos. Agencialidad es la tendencia a creer que el mundo está controlado por entes invisibles y con intenciones. Creemos que esos entes intencionales controlan el mundo desde una posición superior a la nuestra. Cuando la patronicidad y la agencialidad se unen forman la base cognitiva del chamanismo, paganismo, animismo, politeísmo, monoteísmo, y todas las formas de espiritualidad, tanto viejas como de la Nueva Era.

La agencialidad nos lleva más allá del mundo de los espíritus. Se dice que hay un Diseñador Inteligente que es una entidad invisible que creó la vida. Los alienígenas son retratados como poderosas criaturas que intervienen en el mundo para evitar auto-destruirnos (o incitarlo). Las teorías de la conspiración siempre implican agentes invisibles que operan detrás de la escena, y que son marionetas controladas por cadenas políticas y económicas que bailan al son de los Bilderbergs, los Rothschilds, los Rockefellers o los Illuminati. Incluso algunas creencias afirman que el gobierno tiene capacidad de poner medidas que rescaten al mundo, como las que consideran a Obama “el elegido” con poderes mesiánicos para salvarnos a todos.

tonto para entender

Desde la neurociencia cognitiva existe evidencia de que los humanos tienen tendencia a encontrar patrones y atribuirles agencialidad, como bien documenta Bruce Hood, psicólogo de la universidad de Bristol, en su libro SuperSense (2009). Ejemplos: Los niños creen que el sol puede pensar y que los persigue cuando caminan; debido a esta creencia siempre añaden una cara sonriente al sol que aparece en sus dibujos. Los adultos rechazan ponerse el jersey de un conocido asesino en serie, porque creen que “la maldad” es una fuerza sobrenatural que posee a la persona que lleve puesta esa prenda (y por ende, creen que si llevas una prenda de una celebridad humanitaria te hace mejor persona). Un tercio de los pacientes que han recibido un trasplante cree que la personalidad del donante se transfiere a través de los órganos. Se cree que si un alimento tiene forma fálica (plátanos, ostras) entonces tendrán capacidad de potenciar la sexualidad. Cuando los sujetos ven formas geométricas que tengan un ojo atribuyen que representan agentes con intenciones morales.

“Muchas personas con un elevado grado de educación experimentan la sensación de que hay patrones, fuerzas, energías y entidades controlando el mundo”, explica Hood. “Y más importante, esas sensaciones no se sustentan en evidencias, por ello son sobrenaturales y acientíficas. La inclinación a que esas sensaciones sean reales son su suspense”.

Somos supernaturalistas innatos.

Fuente: http://www.scientificamerican.com/article/skeptic-agenticity/

El gran mito de la agricultura orgánica

Muchas personas creen que la comida orgánica es más sana que aquella cultivada con métodos convencionales. Esas personas se equivocan. Dos revisiones sistemáticas, una de la Universidad de Stanford y otra por el equipo de investigación del Reino Unido demostraron que no hay evidencia de que la comida orgánica sea más nutritiva o conlleve a una mejor salud en sus consumidores.

Pero la idea de que la comida orgánica es más saludable no es el único mito que existe. Existe una larga lista de creencias infundadas sobre la comida orgánica, como la creencia de que la agricultura orgánica no usa pesticidas. Una encuesta realizada en el 2010 encontró que el 69% de los entrevistados cree que esto es verdad. Entre los consumidores habituales de comida orgánica el porcentaje de esta creencia es aún mayor. Una ecuesta realizada a la Soil Association (Asociación de Suelos) encontró que más del 95% de los consumidores de comida orgánica cree que comprar orgánico “evita pesticidas”.

La realidad es que los agricultores orgánicos usan pesticidas. La única diferencia es que usan pesticidas “naturales” en vez de pesticidas “sintéticos”. En un sentido literal, las etiquetas y sellos suenan como si los productos que describen fueran de un mundo a parte, pero no lo son. Un pesticida, sea natural o no, es un producto químico con el propósito de eliminar insectos, alejar animales, destruir malezas, atenuar cualquier tipo de peste, etc. Tristemente, los pesticidas naturales no son tan efectivos, por lo que de hecho los agricultores orgánicos necesitan usar mayores cantidades de pesticida.

Por otra parte, sabemos muy poco acerca de los pesticidas “naturales”. Los pesticidas convencionales o “sintéticos” están altamente regulados y estudiados. Sabemos que los residuos de los pesticidas tanto en la producción convencional como la orgánica no producen ningún daño a sus consumidores. Pero tal como apunta el agricultor Steve Savage, “aún no tenemos datos reales sobre los residuos que dejan los pesticidas naturales en los cultivos orgánicos, y es poco probable que obtengamos alguno”. Simplemente, no se investiga aquello que no le preocupa a la gente.

Los científicos examinan los residuos de pesticidas después de ser rociados en los campos. ¿Y qué muestran los resultados de estos análisis?

“Los pesticidas orgánicos han mostrado ser tan tóxicos como los pesticidas sintéticos”,

escribió recientemente Steven Novella, presidente y co-fundador de la Sociedad Escéptica de Nueva Inglaterra.

 

La comida orgánica no es más segura que la comida convencional. Incluso Katherine DiMatteo, directora de la Asociación Comercial Orgánica (OTA), reconoce este hecho en una publicación:

“Una etiqueta orgánica no promete necesariamente que sea un producto seguro”,

 

katherine_dimatteo-150

Katherine DiMatteo, directora de la Asociación Comercial Orgánica (OTA)

Pero, ¿por qué estos conceptos erróneos son tan persistentes en las creencias de la gente? De acuerdo a un profundo informe llevado a cabo por la Revisión Académica, un grupo fundado por Bruce M. Chassy de la Universidad de Illinois y por el científico alimentario David Tribe de la Universidad de Melbourne, expusieron que la industria de los productos naturales/orgánicos (cuyos beneficios se estiman alrededor de los 63.000 millones de dólares anuales) participa en “una serie de prácticas de comercialización y marketing intencionalmente engañoso para la promoción de sus productos, relacionado con la aprobación oficial de USDA Soil Seal”. Al igual que las suculentas frutas y verduras que comercializan, la industria orgánica ha dado a sus consumidores un mordisco de falsedad y el sabor del miedo, y han permitido la desinformación acerca de la agricultura a costa de cosechar beneficios.

usda-organic-seal

En un popular podcast de La Guía Escéptica para el Universo, Steven Novella dedica unas palabras a la industria orgánica:

“La gente compra orgánico porque cree que es mejor para el medio ambiente; pero no lo es. Porque es más seguro; pero no lo es. Porque sabe mejor; pero no. Porque es más nutritiva; pero no. Todos estos conceptos erróneos han sido deliberadamente promocionados por los agricultores y promotores de los productos orgánicos a pesar de la evidencia científica, que no apoya ninguna de estas afirmaciones.”

 

Publicación original: The Biggest Myth About Organic Farming

Magufo

A veces la gente se queda pasmada o en shock al escuchar o leer por Internet la palabra “magufo” por primera vez. ¿Qué diantres significa eso? Intentaré explicarlo.

Se trata de un neologismo compuesto por la unión de la palabra “mago” y “ufo” (siglas en inglés de la palabra OVNI).

Se utiliza para denominar a los seguidores, promotores y comerciantes de fenómenos paranormales y pseudociencias varias tales como la ufología, la magia, la telepatía o medicinas alternativas.

No hace falta necesariamente creer en estas supercherías para ser un magufo. La palabra se aplica también a aquellas personas que hacen negocio con la pseudociencia aunque realmente no creen en ella, por el mero hecho de que existe un público magufo del que aprovecharse.

Magufo se utiliza de manera global, independientemente de la charlatanería a la que esté adscrita la persona. Pero también existen términos específicos para algunos tipos de magufos, como por ejemplo, “piramidiotas” (creyentes en teorías extravagantes y fantásticas acerca de la construcción de las pirámides de Egipto), o ufolocos (obsesionados por los OVNIs y la búsqueda de marcianos en la tierra).

Probabilidad de enfermar con las vacunas

Imagine una gran bolsa negra y opaca. Dentro de ella sabes que hay 95 bolas verdes, y 5 bolas rojas. Un total de 100 bolas. Tu misión es meter la mano en la bolsa, sin poder mirar, remueves unas cuantas veces el interior, agarras una bola y la sacas de la bolsa.

Antes de abrir los ojos debes acertar el color de la pelota. ¿Qué color apostarías que es? Como sabes bien cuál es el contenido de la bolsa, no dudarás en apostar que es de color verde. El 95% de las bolas de la bolsa son verdes, por lo que sabes que afirmando que es verde, sólo vas a fallar 5 de cada 100 veces si mantienes tu decisión firme.

Algunas personas están afirmando que el niño que ha muerto recientemente por la difteria no tiene nada que ver con el hecho de que no estaba vacunado. Simplemente le ha tocado, como podría haberle ocurrido a cualquiera. Es como asumir que la probabilidad de contraer la difteria es exactamente la misma entre los niños vacunados y los niños que no están vacunados. Dígame (a la señora que ha afirmado esto), ¿Qué probabilidades había de que para que un único caso de difteria que ha habido en 28 años resulte ser en un niño que no estaba vacunado? ¿Demasiada casualidad?

Imaginemos que la bolsa representa la población de niños, las bolas verdes son los niños vacunados, las bolas rojas son los niños no vacunados, y la mano que saca la bola es la difteria.

Cuando vacunamos a un niño, no sólo estamos transformando una bola roja en una bola verde, estamos retirando su bola verde de la bolsa. La bolsa realmente se compone de únicamente 5 bolas rojas. Y cuando los niños están expuestos a la mano (bacteria) de la difteria, son los que “NO están vacunados” a los que les va a tocar esa lotería.

Las vacunaciones se han reducido de un 97% a un 95% en los últimos años. Gracias a ese 95-97% de vacunados las enfermedades no encuentran el medio para gestarse y propagarse, por lo que los no-vacunados se benefician de la inmunidad de grupo y de estar rodeado de un ambiente sano. Pero ello no lo hace imposible. Tarde o temprano las enfermedades encuentran el huésped adecuado.

vacunas olor

¿Bill Gates está intentando despoblar el planeta con un plan eugenésico?

Bill Gates confesó públicamente en un vídeo que gracias a las vacunas y a la medicina se conseguirá reducir la población mundial. Con esta confesión ha revelado lo que más nos temíamos acerca de la medicina occidental y las vacunas…

Algunos participantes antivacunas que intervienen a veces de forma educada en nuestra página nos dicen que Bill Gates confesó que las vacunas se utilizan para reducir el número de la población mundial.

¿Es cierto que Bill Gates dijo esto?
.

Y además, existe prueba de ello. Ocurrió durante una conferencia que concedió en TED titulada “Innovando hacia el CERO”. En ella defendió la necesidad de reducir las emisiones de CO2 no en una parte, sino completamente, con la finalidad de combatir el cambio climático.

Para ello expone una bonita fórmula matemática con la cual explica el origen de la cantidad de emisiones de CO2 que generamos los seres humanos. La fórmula es la siguiente:

billgates_co2equals1

CO2 = P x S x E x C

  • P = Población
  • S = Servicios utilizados por cada persona
  • E = Energía utilizada por cada servicio
  • C = CO2 emitido por cada unidad de energía

Como buena multiplicación (explicó Gates), si cualquiera de los factores llega a CERO (o, al menos, se acerca mucho), entonces el resultado será (o se aproximará) a CERO. A continuación pasa a explicar cómo reducir cada uno de estos factores de la fórmula para conseguir este objetivo, y comienza obviamente por el primero de la ecuación: la población.

Estas son sus palabras literales:

First, we’ve got population. The world today has 6.8 billion people. That’s headed up to about nine billion. Now, if we do a really great job on new vaccines, health care, reproductive health services, we could lower that by, perhaps, 10 or 15 percent, but there we see an increase of about 1.3.

Traducción:

Primero, tenemos la población. Hoy el mundo tiene 6.800 millones de personas. Y está en camino de alcanzar los 9.000 millones. Ahora bien, si hacemos un buen trabajo con las nuevas vacunas, el sistema sanitario, servicios de salud reproductiva, podríamos reducir, quizás, un 10% o un 15%, pero ahí vemos un incremento del 1.3%.

Así lo dijo, sin pestañear, sin dudar, sin el más mínimo reparo…

¡DIOS MIO! ¿Las vacunas ayudan a reducir la población?
La respuesta es: Sí.
(Pero no de la manera que piensas).

El motivo no es que las vacunas esterilicen, ni que provoquen lentas enfermedades mortales, o que se trate de un “plan eugenésico global”, ni es la prueba indiscutible de que las vacunas son un invento del mal creado por la horrible y demoníaca industria farmacéutica para tenernos enfermitos y que les compremos más medicamentos.

El motivo por el que esto ocurre es un fenómeno epidemiológico poblacional bien conocido: cuanto menor es la tasa de mortalidad infantil, se observa menor es la tasa de natalidad. Suena contra-intuitivo, pero los padres y madres en países subdesarrollados no eligen tener 8 ó 9 hijos porque quieran tener una gran familia, sino porque lamentablemente no saben cuáles de esos niños van a sobrevivir. Esto ocurre en países subdesarrollados donde la tasa de mortalidad infantil (niños que mueren en el primer año de vida) es muy elevada.

Allí donde se observan menores tasas de mortalidad infantil (países desarrollados) se relaciona directamente con menores tasas de natalidad. Esto se debe a la eliminación de los factores de riesgo que propician la mortalidad infantil, entre ellas: la mejora de la sanidad, mayor bienestar y mayor longevidad. Esto contribuye a que la población esté menos presionada a tener hijos prematuramente y que las madres, al contar con una larga expectativa de vida y a su vez con la expectativa de que el hijo durará muchos años y que supondrá un gasto a largo plazo debido a la alimentación y la educación, deciden posponer su decisión.

Además, el propósito general de la charla de Bill Gates ni siquiera es sobre cómo despoblar la tierra, sino en poner de manifiesto la crisis energética y la mejora de la eficiencia de los servicios que consumen esa energía. De ahí que el título de la charla fuera “Innovando” hacia el CERO. Su objetivo para reducir la cantidad de CO2 emitido por las personas no es reducir la población, sino reducir las emisiones aumentando la eficiencia energética.

El error de Bill Gates es no tener una dilatada experiencia como orador. Cometió el error de asumir que los oyentes comparten los mismos conocimientos de base acerca de los efectos de la mortalidad infantil en las tasas de natalidad, por lo que en muchas ocasiones se pasan datos por alto creyendo que son obvios.

La mayoría de conspiracionistas no sólo utilizan la frase de Bill Gates malinterpretada, sino que se recrean en vídeos de youtube que se encargan de recortar frases sacadas de contexto.

¿Por qué la gente está diciendo esto?

Ya sabemos que los bulos y la desinformación están a la orden del día, y que las noticias que mejor vuelan son aquellas que van cargadas con un alto contenido emocional, como en este caso, el miedo.

Las típicas páginas web que se dedican a remasticar este tipo de noticias se han hecho eco automáticamente sin molestarse ni un segundo en corroborar la información más allá de visualizar el conveniente fragmento extraído de la charla de Bill Gates.

Una de las prácticas más duras para todo ser humano es confrontar la realidad. Ello consiste en exponerse a la opinión y las evidencias contrarias y comprobar si tienen razón, en vez de rechazarlas sistemáticamente. Como ya he dicho, esta es una práctica muy dura. A nadie le gusta sentir que no tiene razón, por lo cuál las personas tendemos a buscar información que corrobore nuestras creencias, y no la que las confronta. Esto lleva por el camino de la deshonestidad intelectual, porque esta práctica conlleva a que la persona viva en una burbuja ideológica en la que cree tener siempre razón porque se rodea solo de aquella gente e información que apoye su punto de vista.

Esto le ocurre especialmente a aquellas personas que utilizan el argumento de Bill Gates creyendo que así apoya su punto. Tanto las personas como las páginas web se hacen eco de esta noticia simplemente, porque de forma superficial apoya lo que ellos prefieren creer.

Algunos datos de interés:

Tasa de natalidad / mortalidad infantil en África:

Captura de pantalla 2015-07-05 19.51.36

tendencia africa

La correlación entre ambas variables de 0,8097
(p-valor < 0.00000; R2 = 0,6557)

Tasa de natalidad / mortalidad infantil en el Mundo:

Captura de pantalla 2015-07-05 19.55.32

 

tendencia mundo

La correlación entre ambas variables de 0,8918
(p-valor < 0.00000; R2 = 0,7953)

Para más información sobre estos datos o para visualizarlos con más detalle y de forma interactiva, ir a este enlace.

Fuentes:

 

Los tweets de Jim Carrey, el antivacunas

No, se trata de un nuevo personaje de humor de este cómico actor, tan encasillado en papeles en los que interpreta a un idiota extremo (Loco a domicilio, Ace Ventura, La Máscara, Cómo Dios…).

Desgraciadamente cuando un famoso se posiciona en un tema, aunque el tema no esté relacionado con él y no tenga ni idea de lo que está hablando, una avalancha de gente es persuadida. “Lo dice un famoso, debe ser verdad”.

Invadido por la paranoia y por el enaltecimiento de sentir tener razón, este señor se ha puesto a berrear desde su twitter, cual histérica desesperada y usando argumentos demagógicos (hace comparaciones infantiles e ignorantes acerca del mercurio, y todos sus tweets se resumen en que debes tragar sus argumentos o sino es que no te importan los niños, eres un fascista, un corrupto, un comprado). Como buen conspiranoico, te da un enlace para que leas el material que a él le interesa que leas (una página precisamente dedicada a su punto y a nada más).

285194

Aquí hago una pequeña lista de los controvertidos tweets que este personaje (lo sigue siendo en la vida real) va realizando acerca de las vacunas:

“El gobernador de California dice SÍ a envenenar a más niños con mercurio y aluminio con vacunas obligatorias. Debemos parar a esta corporación fascista”.

“Dicen que el mercurio en el pescado es peligroso pero forzar a todos nuestros niños a inyectarse el mercurio del tiomersal no tiene riesgo. ¿Tiene sentido?”

“No soy anti-vacunas. Soy anti-tiomersal, anti-mercurio. Han quitado algo del mercurio del tiomersal de las vacunas. ¡NO TODO!”

“El CDC no puede resolver el problema que ayudó a iniciar. Es muy arriesgado admitir que se equivocaron sobre el mercurio/tiomersal. Están corrompidos.”

“Ir a traceamounts.com vean el documental y juzguen por sí mismos. Si de verdad te importan los niños lo harás. ¡Es chocante!”

“Soy PRO-VACUNAS/ANTI-NEUROTOXINAS. Vamos a dejarlo claro.”

“¡Repito! SOY PRO-VACUNAS/ANTI-NEUROTOXINAS, igual que Robert Kennedy Jr. Por favor, lee el siguiente artículo y libro”.

Todo lo que decimos es, “Quiten esas neurotoxinas de las vacunas”. Hacerlas libres de toxinas. La historia mostrará que es una petición razonable”.

“VACUNAS LIBRES DE TOXINAS, ¡ES UNA PETICIÓN RAZONABLE!”

“Un trillón de dólares compra un montón de opiniones de expertos. ¿Te comprarán a ti? VACUNAS LIBRES DE TOXINAS, ¡ES UNA PETICIÓN RAZONABLE!”

“Esta podría ser la cara del futuro de California. VACUNAS LIBRES DE TOXINAS, ¡UNA PETICIÓN RAZONABLE!”