Primer estudio que observa el cerebro bajo los efectos del LSD ofrece pistas acerca de la consciencia

En primer lugar, hay que aclarar que el titulo utilizado en esta publicación es correcto, pero puede inducir a malinterpretaciones. Está copiado de los titulares más populares, y puede sugerir que es el primer estudio que utiliza la sustancia psicoactiva LSD. Existen otros estudios sobre esta sustancia, pero este es el primer estudio que lo hace utilizando la técnica de resonancia magnética funcional (fMRI).

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la universidad británica Escuela Imperial de Londres en colaboración con la Fundación Beckley. Esta fundación caritativa tiene especial interés en el estudio de la consciencia humana y la regulación del consumo de sustancias.

Hago un resumen rápido de este estudio e intentaré no entrar demasiado en los detalles técnicos.

MÉTODO:

En este estudio participaron 20 personas sanas que acudieron a la máquina de resonancia dos días separados por dos semanas. Uno de los días tomaron LSD y otro un placebo. El orden en que lo tomaron fue contrabalanceado. Durante la sesión se tomó una imagen funcional (fMRI) del cerebro en reposo con los ojos cerrados (resting state), seguida de una magnetoencefalografía (MEG) para visualizar mediante el uso de campos magnéticos los cambios rápidos y la transmisión de información entre áreas que no puede ser observadas mediante una fMRI convencional. Mediante estas dos técnicas es posible observar el funcionamiento del cerebro en reposo y aislar las redes cerebrales más importantes, así como medir la intensidad de su funcionamiento.

Al final de la sesión cada participante completó un escalas mediante la cual informaron de su experiencia, especialmente relacionadas con los efectos del LSD. Esta escala incluye en qué grado han experimentado alucinaciones visuales, disolución del ego y estado alterado de la consciencia.

Todos los participantes informaron de haber experimentado estos efectos al consumir LSD.

RESULTADOS:

Una vez obtenidas las imágenes cerebrales de cada participante, se procedió a su análisis estadístico. Con ello es posible visualizar una imagen de las áreas activadas en cada una de las condiciones (LSD vs placebo) y las áreas diferenciales entre ambas (LSD > placebo).

Estas son las imágenes:

activacion estudio LSD

En la primera fila podemos ver el promedio de las áreas activadas durante la sesión en la que tomaron placebo.

En la segunda hilera las áreas activadas durante la sesión en la que tomaron LSD.

En la tercera fila se muestran las diferencia entre las dos imágenes anteriores. Esto es, las áreas que se activaron más durante la sesión LSD comparada con la sesión de placebo.

También se analizó el grado de correlación existente entre las imágenes individuales y el grado de las experiencias subjetivas de las que informaron. De esta forma se pudo aislar qué áreas cerebrales se relacionan con cada uno de estas experiencias.

Los resultados de este último análisis revelaron una correlación positiva entre las alucinaciones visuales y la activación del lóbulo occipital. La experiencia de disolución del ego se relaciona con una baja actividad de la red neuronal por defecto en estado de reposo, la cual a su vez no mostró una fuerte correlación con las alucinaciones, lo cual evidencia que esta red se relaciona con el ego y no con las alucinaciones. El estado de consciencia se relacionó con una mayor lentitud en las señales Alpha medidas mediante la técnica MEG.

DISCUSIÓN:

En los resultados se puede observar que las áreas predominantemente activadas durante el estado psicodélico son las áreas visuales en la corteza occipital. Esto se relaciona con la presencia de alucinaciones visuales, o dicho de otro modo, “ver con los ojos cerrados”. Se observa la misma activación en otros estudios cuando el participante está soñando.

Al consumir LSD se observa una mayor activación en amplias regiones del cerebro, pero de forma descoordinada.

En palabras del investigador principal, el doctor Carhart-Harris:

“El cerebro normal consiste en el funcionamiento de redes independientes separadas y especializadas en diferentes funciones, como la visión, el movimiento, la audición y procesos más complejos como la atención. Sin embargo, bajo los efectos del LSD, la separación de estas redes se rompe y se observa un funcionamiento más unificado”.

“Nuestros resultados sugieren que este efecto es la causa de la experiencia del estado alterado de consciencia en personas bajo los efectos del LSD. También es la causa del llamado disolución del ego, que significa la ruptura de la sensación del “yo” y la sensación de reconexión con nosotros mismos, los demás y el mundo. Esta experiencia suele ser interpretada por algunas personas de manera religiosa o espiritual, y parece estar relacionada con la sensación de bienestar que produce el consumo de esta sustancia.”

“Nuestro cerebro se vuelve más limitado y compartimentado cuanto más se desarrolla desde la infancia a la adultez. y los pensamientos pueden llegar a ser más rígidos y focalizados a medida que maduramos. En muchos sentidos, el cerebro bajo los efectos del LSD recuerdan al estado de nuestro cerebro cuando somos niños: libres y sin restricciones. Esto tiene sentido cuando consideramos la naturaleza imaginativa e hiper-emocional de la mente infantil.”

Fuentes:

Estudio original: Carhart-Harris, R. L., Muthukumaraswamy, S., Roseman, L., Kaelen, M., Droog, W., Murphy, K., … & Leech, R. (2016). Neural correlates of the LSD experience revealed by multimodal neuroimaging. Proceedings of the National Academy of Sciences, 201518377.

Noticia: http://www.nature.com/news/brain-scans-reveal-how-lsd-affects-consciousness-1.19727