Mensaje a la charlatana del mes: Vandana Shiva

1981997_769874909697698_212007216_n_fotor
 
Disculpe usted, señora Vandana Shiva: Es usted una charlatana, y voy a explicar por qué.
 
En primer lugar, el origen de las células eucariotas que componen nuestro cuerpo (y eso le incluye a usted) es una fusión endosimbiótica entre las arqueas ancestrales y las bacterias aerobias. Sí, ha escuchado usted bien: nuestras células son el resultado de que una parte de una bacteria (y su correspondiente gen) se insertara dentro de un huésped equivalente a una semilla (célula arquea). Ello ha permitido en parte que evolucionemos a lo que somos hoy en día y en última instancia, que hoy usted pueda existir.  A eso se le puede llamar vida. Afirmar que ello no es parte de la vida, y calificarlo de contaminación es, simplemente, ignorante y denigrante.
 
Sólo recordarle a usted y a sus seguidores que usted no es científica. Tiene un doctorado en filosofía, por mucho que usted se empeñase en titularlo “Variables ocultas y la localidad en la teoría cuántica”, eso no le convierte a usted en física cuántica, el contenido de su trabajo ni siquiera trata sobre física, ni su tesis está suscrita como trabajo en el campo de la física. Usted no es física, no es bióloga, y no sabe siquiera los conceptos más básicos sobre la ciencia. Las afirmaciones que usted suele promover públicamente se enmarcan dentro de lo que conocemos como negacionismo científico.
 
Sin embargo usted insiste continuamente en presentarse a sí misma como científica, y más aún, como científica en física cuántica:
 
“Sí, soy ecologista y feminista. Pero también soy científica, un hecho que Natasha evita mencionar intencionalmente. Como científica en física cuántica, he sido entrenada para observar la interconectividad y la inseparabilidad de los procesos, que en un sistema mecanicista y reduccionista son vistos como separados e inconexos.”
A pesar de ello, y de que usted se dedica a cargar contra la ciencia y contra el sentido común destilando su ideología trasnochada y demagógica, irónicamente, usted trata de presentarse a sí misma como científica en un intento desesperado por crear una imagen de autoridad hacia usted, algo que por lo visto le funciona muy bien de cara la público, a la hora de mover masas de gente acrítica que comparten el mismo nivel de ignorancia que usted. Y para ello no tiene la más mínima vergüenza en alardear su tesis doctoral, sabiendo que ninguno de sus seguidores va a molestarse en comprobarla, ni va a leer más allá del título. 
 
También es curioso que usted se autoproclame defensora de la naturaleza cuando es evidente que no tiene ni la más remota idea sobre lo que es natural ni sobre lo que es la vida. En realidad, usted está practicando una falacia típica entre charlatanes: la falacia naturalista. Usted esgrime y escupe la palabra “natural” de forma incorrecta para disfrazar sus pretensiones moralistas, y además, perpetuando ese error conceptual en sus oyentes.
 
Lo único que tiene usted es un bindi en la frente que utiliza a modo de marketing oriental, ya que mucha gente asocia el estereotipo de hindú con “persona sabia e incuestionable”, y una legión de seguidores a los que alimenta haciéndoles escuchar las charlatanerías que desean oír.
Por ese y por otros motivos usted ha sido calificada como charlatana del mes.

Deja un comentario