El gran mito de la agricultura orgánica

Muchas personas creen que la comida orgánica es más sana que aquella cultivada con métodos convencionales. Esas personas se equivocan. Dos revisiones sistemáticas, una de la Universidad de Stanford y otra por el equipo de investigación del Reino Unido demostraron que no hay evidencia de que la comida orgánica sea más nutritiva o conlleve a una mejor salud en sus consumidores.

Pero la idea de que la comida orgánica es más saludable no es el único mito que existe. Existe una larga lista de creencias infundadas sobre la comida orgánica, como la creencia de que la agricultura orgánica no usa pesticidas. Una encuesta realizada en el 2010 encontró que el 69% de los entrevistados cree que esto es verdad. Entre los consumidores habituales de comida orgánica el porcentaje de esta creencia es aún mayor. Una ecuesta realizada a la Soil Association (Asociación de Suelos) encontró que más del 95% de los consumidores de comida orgánica cree que comprar orgánico “evita pesticidas”.

La realidad es que los agricultores orgánicos usan pesticidas. La única diferencia es que usan pesticidas “naturales” en vez de pesticidas “sintéticos”. En un sentido literal, las etiquetas y sellos suenan como si los productos que describen fueran de un mundo a parte, pero no lo son. Un pesticida, sea natural o no, es un producto químico con el propósito de eliminar insectos, alejar animales, destruir malezas, atenuar cualquier tipo de peste, etc. Tristemente, los pesticidas naturales no son tan efectivos, por lo que de hecho los agricultores orgánicos necesitan usar mayores cantidades de pesticida.

Por otra parte, sabemos muy poco acerca de los pesticidas “naturales”. Los pesticidas convencionales o “sintéticos” están altamente regulados y estudiados. Sabemos que los residuos de los pesticidas tanto en la producción convencional como la orgánica no producen ningún daño a sus consumidores. Pero tal como apunta el agricultor Steve Savage, “aún no tenemos datos reales sobre los residuos que dejan los pesticidas naturales en los cultivos orgánicos, y es poco probable que obtengamos alguno”. Simplemente, no se investiga aquello que no le preocupa a la gente.

Los científicos examinan los residuos de pesticidas después de ser rociados en los campos. ¿Y qué muestran los resultados de estos análisis?

“Los pesticidas orgánicos han mostrado ser tan tóxicos como los pesticidas sintéticos”,

escribió recientemente Steven Novella, presidente y co-fundador de la Sociedad Escéptica de Nueva Inglaterra.

 

La comida orgánica no es más segura que la comida convencional. Incluso Katherine DiMatteo, directora de la Asociación Comercial Orgánica (OTA), reconoce este hecho en una publicación:

“Una etiqueta orgánica no promete necesariamente que sea un producto seguro”,

 

katherine_dimatteo-150

Katherine DiMatteo, directora de la Asociación Comercial Orgánica (OTA)

Pero, ¿por qué estos conceptos erróneos son tan persistentes en las creencias de la gente? De acuerdo a un profundo informe llevado a cabo por la Revisión Académica, un grupo fundado por Bruce M. Chassy de la Universidad de Illinois y por el científico alimentario David Tribe de la Universidad de Melbourne, expusieron que la industria de los productos naturales/orgánicos (cuyos beneficios se estiman alrededor de los 63.000 millones de dólares anuales) participa en “una serie de prácticas de comercialización y marketing intencionalmente engañoso para la promoción de sus productos, relacionado con la aprobación oficial de USDA Soil Seal”. Al igual que las suculentas frutas y verduras que comercializan, la industria orgánica ha dado a sus consumidores un mordisco de falsedad y el sabor del miedo, y han permitido la desinformación acerca de la agricultura a costa de cosechar beneficios.

usda-organic-seal

En un popular podcast de La Guía Escéptica para el Universo, Steven Novella dedica unas palabras a la industria orgánica:

“La gente compra orgánico porque cree que es mejor para el medio ambiente; pero no lo es. Porque es más seguro; pero no lo es. Porque sabe mejor; pero no. Porque es más nutritiva; pero no. Todos estos conceptos erróneos han sido deliberadamente promocionados por los agricultores y promotores de los productos orgánicos a pesar de la evidencia científica, que no apoya ninguna de estas afirmaciones.”

 

Publicación original: The Biggest Myth About Organic Farming

Deja un comentario

  1. Pingback: GE 39 – “Aquí es donde ustedes se empinchan.” (con María Alva) | Guía Escéptica