Las personas tienen derechos. Las ideas y las opiniones NO.

La libertad de expresión garantiza que puedas sostener las ideas que quieras, pero no garantiza que dichas ideas sean buenas, que sean válidas o correctas.

Pero lo que mucha gente parece no entender es que la libertad de expresión es de TODOS, sin excepción. Del mismo modo que una persona tiene libertad de afirmar y expresar sus ideas (por muy absurdas que sean), otra persona tiene exactamente la misma libertad de expresar que esas ideas son erróneas.

Parece difícil para algunas personas diferenciar el límite que separa las personas y las ideas (especialmente cuando las ideas son religiones). Algunas personas han adoptado e interiorizado unas ideas con tal profundidad que no son capaces de distinguirlas de su ego. No son capaces de reconocer que sólo son ideas, y consideran que son parte de su identidad. Por tanto cuando se cuestionan sus ideas, se lo toman como un ataque y una falta de respeto personal.

En el momento que una persona exige respeto por sus ideas, está (irónicamente) faltando al respeto y a la libertad de expresión. Esa persona está pidiendo que sus ideas tengan una consideración especial y que los demás deben censurar sus ideas para que esa persona no se sienta ofendida. El problema no es de los demás, el problema lo tiene esa persona, por no saber reconocer las ideas, no saber reconocer el respeto, y no saber reconocer la libertad de expresión.

Las ideas no tienen derechos, los derechos pertenecen a las personas. Todas las ideas pueden ser cuestionadas en cualquier momento. ¿Significa eso que cualquier idea es igual de válida? No. Las ideas basadas en la evidencia tienen respaldo real. La idea de que la tierra es plana no es equivalente a la idea de que la tierra es esférica. Ambas son ideas, y cualquier persona tiene libertad y derecho de sostener cualquiera de las dos. Pero la primera idea no tiene respaldo empírico, no se corresponde con la realidad y merece la crítica. Si la persona que sostiene una idea incorrecta se siente ofendida, debería ser capaz de revaluar sus ideas.

Cabe señalar también que el Islam es una religión (y por tanto, una idea), NO es una raza. Si alguien tiene fobia a los árabes, es simplemente un racista. Estar en contra del Islam es como estar en contra del comunismo o del fascismo: es estar en contra de ideas, independientemente de quién sea el que sostenga estas ideas.

Los hechos de Charlie Hebdo son un gran ejemplo de cómo un grupo de personas no fueron capaces de diferenciar sus ideas de su ego. Respondieron con violencia para imponer sus ideas, ya que sus ideas no tienen fuerza por sí mismas. La única fuerza que hace que una idea pese más sobre otras siempre serán las evidencias que las respaldan.

En resumen: No te confundas. Tus opiniones no merecen respeto. Tu libertad como persona para sostener opiniones sí.

Publicación relacionada en Facebook: Las personas tienen derechos, las ideas no.

10653309_373203706207304_6841275938313382874_n

 

{2} Thoughts on “Las personas tienen derechos. Las ideas y las opiniones NO.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: