No voy a ser parte del rebaño

Desearía haber estado informado antes de que mi pequeña hija llegara a este mundo. No puedo volver atrás, y siempre me voy a culpar a mi mismo del daño innecesario al que le he expuesto, toda la exposición a químicos tóxicos y a riesgos constantes que le he hecho pasar.

Ahora he despertado, soy consciente y más inteligente. Después de haberme informado durante horas haciendo búsquedas en Google puedo describirme a mi mismo como un experto en la materia, y he podido tomar mejores decisiones con mi segunda hija: no permitir que use los cinturones de seguridad. Lo sé, suena poco ortodoxo, un poco chocante, pero a más de un burócrata le va a dar un ataque de histeria por lo que voy a contar. Me niego a poner a mis hijos en peligro, y esta es la razón:

Químicos

Los cinturones de seguridad “están hechos de fibras sintéticas como el nailon, polipropileno o poliester“. Fibras sintéticas. ¿Cómo voy yo a exponer a mis hijas a fibras sintéticas si estoy intentando que tengan una vida lo más natural posible?

El nailon, por ejemplo, está compuesto por “polímeros sintéticos conocidos generalmente como poliamidas alifáticas“. ¡Poliamidas alifáticas! Una búsqueda rápida en Google y encontrarás un enlace que te muestra que existe relación entre esta palabra y el cáncer cerebral. ¡CÁNCER CEREBRAL! El polipropileno se vincula con el cáncer colorrectal: “Recientes estudios epidemiológicos en trabajadores en la producción de polipropileno y empleados en la producción de alfombras muestran que tienen un excesivo índice de cáncer colorrectal“.  Y este enlace dice que el poliester es “el peor textil que puedes llevar”, en una lista de TEJIDOS TÓXICOS.

¿Se supone que yo voy a permitir que estos productos toquen la piel de mi recién nacida hijita? De ninguna manera.

Daños por cinturón de seguridad

No hablan mucho de ello en las noticias, pero existe una razón para ello, y la razón es el gran negocio de la industria de cinturones. Haz una búsqueda en Google y encontrarás millones de artículos sobre daños provocados por cinturones de seguridad. Nadie niega que esto ocurre. “El incremento de los accidentes de tráfico y el aumento de la obligación de llevar puesto el cinturón de seguridad contribuye a un incremento de los daños provocados por cinturones de seguridad”. Lee la página, porque lo dice bien claro: mayor uso del cinturón de seguridad, mayor daño intestinal.

Si tienes estómago para lo que te voy a contar ahora, haz una búsqueda en Google que diga “daños cinturón seguridad“. “Las peores heridas pueden ser causadas (o agravadas) por los cinturones de seguridad, donde se incluyen fracturas, dislocaciones, hemorragias, daños de columna, y daños intestinales”.

Los cinturones de seguridad MATAN. “En una colisión frontal a 50 km/h el cinturón de seguridad ejerce una fuerza sobre tu cuerpo 30 veces mayor que el peso de tu cuerpo, suficiente para matarte”.

GENTE, DESPERTAD.

Autismo

Esta sí que es la gran mentira que voy a destapar ahora mismo.

a) Los niños con autismo están muchas horas al día en los coches.

Todos los niños que conozco con autismo están mucho tiempo sentados en coches durante muchas horas VARIOS DÍAS A LA SEMANA. Piensa cuántas horas de exposición a tóxicos químicos en un niño que tan sólo tiene 18 meses. ¡Justo cuando comienzan a mostrar los primeros síntomas de autismo!

b) Los cinturones de seguridad provocan autismo en niños sanos

Un amigo mío ha comprobado que cuando le pone a su hijo el cinturón de seguridad, se queda quieto. Cuando se lo quita, vuelve a la normalidad. Hace poco ha sido diagnosticado. Si su padre lo hubiese sabido a tiempo nunca le hubiese puesto el cinturón de seguridad, y ahora tendría una vida neurológica normal.

c) Los Amish no usan jamás cinturón de seguridad y no tienen autismo.

d) El uso de cinturones de seguridad ha crecido al mismo tiempo que el autismo.

Prevalencia del uso del cinturón de seguridad desde 1980 hasta la actualidad (Fuente: NHTSA).

prevalence-graph1-600x408

El autismo ha crecido al mismo tiempo que el uso de cinturón de seguridad también ha crecido (Fuente: Autism Speaks).

Al mismo tiempo que ha crecido la prevalencia del cinturón de seguridad, también ha crecido la del autismo. Cuando miras las dos gráficas superpuestas puedes comprobar que ambos comienzan en el mismo punto de la década de los 80.

photofunny.net__final_281744621874_-600x408

Cinturón de seguridad vs. autismo

La población está harta de ver anuncios sobre el uso del cinturón de seguridad. Desde que comenzó esta campaña estamos poniendo químicos en la piel de nuestros pequeños, y ahora estamos plagados de casos de autismo. Muchas gracias al gobierno por sus regulaciones.

Los alarmistas desinformadores

Las personas que me dicen que DEBO poner el cinturón de seguridad a mis hijas siempre dicen que MORIRÁN si no lo hago. Es un intento deliberado de asustarme para que haga algo verdaderamente peligroso a mis hijas, y yo no pienso ser un borrego y seguir el juego ciegamente.

Los accidentes de coche están sobrevalorados. En el 2012 ocurrieron tan solo 25.580 accidentes y la población es de 320 millones. Usa las matemáticas, haz los cálculos y saca las cuentas.

Los cinturones de seguridad ni siquiera funcionan

En el 2012, murieron 212 personas mientras llevaban cinturón de seguridad. Si los cinturones de seguridad son tan seguros, ¿por qué muere gente mientras los lleva puestos?

Seguridad sin cinturones

El hecho es que los accidentes de tráfico están descendiendo desde mucho antes de que los cinturones de seguridad comenzaran a usarse. Todo ello gracias a cosas como parabrisas, frenos, cuadros de mando, por nombrar algunos.

death-rates-600x463La prevalencia de accidentes de tráfico ha ido descendiendo desde mucho antes de que aparecieran los cinturones de seguridad. Se puede observar un aumento drástico en el momento de su aparición. (Fuente: Wikipedia). 

El cinturón de seguridad comenzó a utilizarse en 1958, después de que los accidentes mortales ya comenzaron a descender décadas atrás (fijarse que los accidentes de tráfico se disparan justo cuando aparece el cinturón de seguridad). Los accidentes de tráfico han aumentado desde entonces, y los cinturones de seguridad han contribuido en ello.

Sistema inmune natural

Lo que no te mata te hace más fuerte. ¿Cómo van a aprender los cuerpos de mis hijas a ser más flexibles, a curarse, a ser más fuertes si no se exponen ocasionalmente a golpes y magulladuras?

Dinero

¿Por qué el gobierno se interesa tanto en que usemos el cinturón de seguridad? Es obvio.

Nacen 4 millones de niños en EEUU anualmente, y todos van a necesitar cinturones de seguridad cuando cumplan 8 años. Los estadounidenses gastan unos 12 millones de cinturones al año.

Nada más y nada menos que 12 millones de cinturones de seguridad al año. Y además no se permite comprarlos usados. La gran industria de los cinturones se aprovecha de nosotros y nos obliga a comprarles asientos homologados y cinturones de seguridad tóxicos, enfermizos, inefectivos e innecesarios. No hacerlo conlleva a multas. El gran gobierno nos tiene cogidos del cuello.


Sé que mis decisiones no son compartidas por la gran mayoría, pero sé lo que debo hacer: no usar cinturón de seguridad ni ningún tipo de retención ni para mi ni para mis hijas. Si quiero usar Internet para hacer “mi propia investigación”, utilizar el sesgo de confirmación para realizar mis búsquedas, y tomar mis propias decisiones en consecuencia, es problema mio y yo asumo las consecuencias.

CONCLUSIÓN

Este tipo de patraña que he escrito es exactamente el mismo estilo de “investigaciones” que se usan para justificar el movimiento anti-vacunas, poniendo a todo el mundo en riesgo. Si piensas que el método que he usado es horrible, date cuenta que es el mismo que aplican los anti-vacunas. Y enfádate cuando gracias a este método se consigue que resurjan enfermedades como el sarampión y la tos ferina, enfermedades que se había conseguido erradicar. A través de una completa falta de entendimiento sobre la diferencia entre correlación y causa, confusión entre hechos anecdóticos y hechos científicos, y la incapacidad de diferenciar entre toda la basura que hay colgada en internet la que es científicamente válida, la gente que decide no vacunarse nos pone a todos en riesgo, sobre todo a los más débiles y vulnerables de nosotros.

Parece que todo lo que hay que hacer es decidir una hipótesis, y Google te proporcionará las “evidencias” que la apoyen.

Pero eso no hará que sea real.

Fuente original: I will not follow the herd (Persephone Magazine)

Otros posts de interés:

Cometiendo sesgo confirmatorio con Google (FB: Con Ciencia)